lunes, 28 de septiembre de 2009

Cuento 61. Desastre Ecológico... Again



Teníamos tiempo con problemas, discutiendo llegamos a la conclusión de que él siempre estaba trabajando y de que a mí nada me parecía y me sentía abrumada con los niños y la casa.
En lo que podríamos llamar, nuestro último intento por rescatar la relación, nos propusimos hacer algo interesante en pareja. Así que llegó temprano por mi, cosa rara. Al subirme al coche, pregunté ¿Cuál es el plan? En un grito juvenil me dijo, follar!!! Pensé, no puede decir algo lindo como coger??? Llegamos a un lugar que me pareció horroroso, al cual él llamó el SPA. El cuarto consistía en una cama y un vapor con una tina de baño, de higiene sospechosa. No quise hacer comentarios para mostrarme dispuesta a disfrutar de su propuesta. Llenó la tina y le agregó dos frascos de espumantes, a los que él llamó geles afrodisíacos. Encendió el vapor a todo lo que daba y sin mayor preámbulo iniciamos el conocido ritual del amor. Entre la temperatura del agua de la tina, la espuma y el vapor, llegó un punto en el que era imposible respirar y en medio de jadeos, no sexuales, me llevó a la cama. El cuarto estaba invadido de vapor, entonces descubrimos que no había una sola ventana, por lo que corrió a abrir las llaves del agua fría para disipar el vapor. Regresó a toda velocidad, para no perder concentración.
Yo pertenezco a la Global Water Watch Foundation, juro que hice mi mejor esfuerzo por concentrarme, pero no podía dejar de calcular los litros de agua potable que corrían por minuto. Sólo podía pensar que mientras hacíamos el amor se iba por el caño toooooooda el agua que había evitado desperdiciar durante mi vida entera. Empujándolo con violencia me levanté y mientras él me reclamaba, con toda furia, haber arruinado el mejor momento, yo sentía un éxtasis indescriptible al cerrar las llaves del agua.



Porque este es el orden lógico, repetimos este cuento.
*Imagen de la red

6 comentarios:

marichuy dijo...

Querida

Hemos llegado a un punto, en materia de relaciones afectivas y de estas con nuestro entorno, que una pareja puede romperse por un desacuerdo ambiental. Y no es broma.

Un abrazo (bien ecológico, jeje)

Tessy dijo...

La vida te enamora de tal manera, que a algunos nos es imposible hacer a un lado la vocecita de la conciencia, así se trate de la oportunidad de desatar momentos de intensa pasión al lado de aquél que amamos.

Seguramente yo también abría brincado de la cama ;)

Tessy dijo...

Y por cierto, saludo por primera vez en este espacio tuyo. Me costó un trabajo enorme encontrar donde había anotado la dirección que me habías dado, que para qué te cuento.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Querida Tessy
Oye gracias por la visita, al final de los mails que envío en entregas más o menos semanales vienen los sitios en los que escribo.
Pues si como dices esa vocecita puede dar mucha lata eh!!! Besos

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Querida Marichuy: una cosa más que agregarle a la larga lista de cosas que buscamos en la pareja…. Cada vez lo hace más difícil. Tal vez se trata de ser medianamente diferentes.jajaja

Alter-Ego dijo...

Unete a nosostros y combate el cambio climatico con Industrias Planeta, contacto inmediato en ffi@industriasplaneta.com Presente en mas de 220 paises y territorios. Cualquier Industria de Combustibles. Comienza a Generar Dinero ya!

--

Join Us to fight global warming with Industrias Planeta, immediately contact ffi@industriasplaneta.com, Present in over 220 countries and territories. Any Fuel Industry. Generate Money Now!