miércoles, 2 de diciembre de 2009

Pócimas Poderosas



A ratos, quisiera cerrar todas las puertas y encerrarme en mí, para ver simplemente como el viento mueve las hojitas de los árboles que se ven por mi ventana. Ver como vienen y van las olas del mar que alcanzan aleatoriamente la punta los dedos de mis pies y me sorprenden.
A veces, me seduce la idea de no estar o al menos no pensar en cómo quiero estar.
Es sólo una tentación.

Hoy me siento ligeramente autista, alegre de tenerme, dejando que el mundo me acaricie la nariz con un roce suave que casi logra evadirme del cerro de pendientes que me esperan.

Quedo ensimismada, siento el cansancio en los hombros y quisiera escapar de todo aunque sea por minutos. Durante la comida, tomo el aderezo de la ensalada y juego a imaginar que es una pócima poderosa que despega mi conciencia de mi cuerpo. Viajo ligera, tan sólo por momentos para volver a mi, relajada y con una visión distinta de las cosas…….

martes, 3 de noviembre de 2009

Mi corazón a tus pies



Con el corazón adormecido
y tus labios en mi piel
siento tu respiración ausente
y el eco de un palpitar enardecido.

¿Dónde quedó mi esperanza?
¿Por qué me siento tirado al olvido?
¿Dónde están mis ganas de verte?

Cada año que pasa
se suben más gotas de mi sangre
a la ofrenda
y sólo mi corazón a tus pies
pudiera decirte
lo que yo te he amado
hoy y siempre.

Bésame una vez más en la frente,
dime palabras de alivio,
susurra tu amor en mi oído
y llena de fuego mi sangre.

Dime Amor,
dame Vida,
salva con tu palabra,
todo lo que creas que valga la pena.

No quedan secretos entre mis muertos,
por eso pongo
mi corazón como ofrenda.


miércoles, 28 de octubre de 2009

Me alcanzó el Blog


La idea de este espacio de cuentos bajo pedido era ir publicando los escritos antiguos simultaneos a los nuevos que iba enviando por la red….

Sin embargo ya se emparejaron ambos espacios y ahora si, si no escribo no habrá nada que publicar en el blog.

Mientras recupero mi tiempo de escritura iré publicando los poemas en Respira Poemas, que poemas si que tengo muchos guardados.

Saludos
*Imagen de la red

martes, 13 de octubre de 2009

Cuento 62. Me encuentra quien me buscó. Dedicado a F. Again.




No me gustaba, así que cuando me dijo -soy tu Ángel Pecador-, me dio risa, supuse que era un juego en el que nadie corría peligro.
Sin mayor preámbulo empezamos a disfrutar juntos de lo sencillo y lo complicado, desde no hacer nada hasta hacerlo todo. Se dio la ocasión de tener desayunito, cafecito, platicadita, comidita, bici, peliculita, cenita, relax en el spa, con la premisa de que “no hay mejor atención que la mía para ti y la tuya para mi".
Pero cuando rozaste mi pierna y una energía se me arremolinó en medio del estomago, descubrí que mi cuerpo sentía exacerbado lo que recibía. No supe cuándo se convirtió en una acción atrevida y peligrosa el desear estar juntos. Sospeché que yo era la única trastocada por nuestra cercanía, pero en una actitud romántica y divertida me preguntaste:
–¿A dónde quieres llegar?- Provocando una cascada en mi cabeza y pensé que lo que realmente deseo es estar en pareja, formar una familia, tener amor, risas, respeto, generosidad, una casa bien armada para compartir juntos la fe y todo lo grato que la vida trae consigo.
En concreto ya quiero ser feliz!!!
¿Se le podrá decir todo eso de un jalón a un hombre?

Me sentí con ganitas de dar un paso más en nuestra lúdica historia de amor y sintiéndome pícara tomé tu mano y sin mirarte directo, respondí:
–A donde tú quieras llevarme…-

Me impaciento en la vida de manera descomunal, así que en cuanto terminé la frase ya vibraba, me alegraba y sufría por lo que te había dicho. Entonces con toda seriedad dijiste
-Te tengo mucha confianza…-

Al oírte, mi impulso fatalista devoraba mis entrañas y entonces sonreíste y retardando tus palabras, para disfrutar las caras que hacía, dijiste:
.
.-… así que dame tus labios y salva mi corazón, si tú te animas, yo me animo, ya ves qué bien trabajamos juntos.... y vamos sacando los pendientitos que tenemos-

Y sólo entonces, empecé a creer que el amor existe de verdad y lo que siguió, bueno, es mejor de lo que había soñado jamás...


Adivina, adivinador……
*Foto de la red

miércoles, 7 de octubre de 2009

Elixir de mi corazón


Tenía semanas planeando como me iría de su vida, ensayando la frase que encabezaría mi huída triunfal. Las cosas se me habían complicado por dentro y ya no tenía la certeza de lo que quería. Un ruido inmenso me crecía en la cabeza y no podía dejar de pensar en cómo se decide uno a quedarse o a marcharse. Si hay que irse después de una plática triste y dolorosa o era mejor simplemente esfumarme de su vida.
Finalmente llegó, lo que yo esperaba que fuera nuestro último encuentro, sentí que lo presentía y al vernos se hizo un silencio incomodo entre nosotros. Entonces empezó a llorar, nos abrazamos y al oído me dijo entre sollozos, murió mi poeta más querido…
Al descubrir que no soy el centro de su vida, un desconcierto arrolló mis miedos y nuestros cuerpos aprovecharon el momento, empezaron a hablar, a hacer historias, proyectos y no se querían separar…






Cuando murió el poeta.....

-Estuvimos callados como media hora,
pero los cuerpos,
se contaban historias,
hacían proyectos,
no querían separarse- Mario Benedet
ti
*Foto de la red

lunes, 28 de septiembre de 2009

Cuento 61. Desastre Ecológico... Again



Teníamos tiempo con problemas, discutiendo llegamos a la conclusión de que él siempre estaba trabajando y de que a mí nada me parecía y me sentía abrumada con los niños y la casa.
En lo que podríamos llamar, nuestro último intento por rescatar la relación, nos propusimos hacer algo interesante en pareja. Así que llegó temprano por mi, cosa rara. Al subirme al coche, pregunté ¿Cuál es el plan? En un grito juvenil me dijo, follar!!! Pensé, no puede decir algo lindo como coger??? Llegamos a un lugar que me pareció horroroso, al cual él llamó el SPA. El cuarto consistía en una cama y un vapor con una tina de baño, de higiene sospechosa. No quise hacer comentarios para mostrarme dispuesta a disfrutar de su propuesta. Llenó la tina y le agregó dos frascos de espumantes, a los que él llamó geles afrodisíacos. Encendió el vapor a todo lo que daba y sin mayor preámbulo iniciamos el conocido ritual del amor. Entre la temperatura del agua de la tina, la espuma y el vapor, llegó un punto en el que era imposible respirar y en medio de jadeos, no sexuales, me llevó a la cama. El cuarto estaba invadido de vapor, entonces descubrimos que no había una sola ventana, por lo que corrió a abrir las llaves del agua fría para disipar el vapor. Regresó a toda velocidad, para no perder concentración.
Yo pertenezco a la Global Water Watch Foundation, juro que hice mi mejor esfuerzo por concentrarme, pero no podía dejar de calcular los litros de agua potable que corrían por minuto. Sólo podía pensar que mientras hacíamos el amor se iba por el caño toooooooda el agua que había evitado desperdiciar durante mi vida entera. Empujándolo con violencia me levanté y mientras él me reclamaba, con toda furia, haber arruinado el mejor momento, yo sentía un éxtasis indescriptible al cerrar las llaves del agua.



Porque este es el orden lógico, repetimos este cuento.
*Imagen de la red

lunes, 21 de septiembre de 2009

Cuento 60. Yellow- Amarillo Dedicado a AHG , UW y EWH



El cuento que tuvo que hacerse realidad para poderlo escribir…….

Yellow-Amarillo, me recuerda a mi dictado de spelling en la primaria: Potatoes- Po_ta_to_es. Jajaja.

Me encanta oír historias de amor, pero juro que ni en mis más descabellado sueños ni en mis más fructíferas imaginaciones, hubiera podido escribir lo que pasó en estas dos vidas que se encontraron.
En el propósito de tomar las cosas con calmita, disfrutarlas y dejar que pasen como vienen, a veces te sorprendes con una nueva vida creciendo dentro de ti!
Cada paso de tu historia de amor la he seguido como quien se topa con un libro buenísimo que simplemente no se puede abandonar. Tenías toda mi atención, pues cada vez me contabas algo más sorprendente. Así que, cuando me pediste un cuento, hace años por cierto, no supe qué escribir. Te deseo tanto bien, tanta felicidad, tantas gratas sorpresas en tu vida, que los deseos se me hicieron bolas en el papel.
Fue maravilloso saber que habías encontrado el amor al otro lado del océano, incluso antes de haber ido siquiera. Qué más puedo desear para ti!!!
Y ahora, cuando escucho a ésta hermosa niña, con chinos espectaculares, decirme Tía! Simplemente me derrito.
Jugando le digo ¿Cuál es tu color favorito? Y ella dice

Yellow-amarillo!!!

Siento una ovación de felicidad recorrer todo mi cuerpo.
Regreso flotando a casa, con un grato sol en mi cabeza y fuego en mi corazón color

Yellow- Amarillo.
imagen: de la red

lunes, 7 de septiembre de 2009

En busca de oídos sedientos


¿Qué estará haciendo el poeta? ¿Qué estará cantando el trovador?
A veces pienso en otros poetas, ¿Cómo hacen para vivir, la vida cotidiana? ¿Seré la única sedienta de ser leída y escuchada? ¿Oscilarán entre el deseo de ser vistos y la necesidad de borrarse por completo del planeta?

Hay días en lo que quisiera desprenderme de mi cuerpo y simplemente ser un observador de mi propia vida, siempre y cuando logre hacer esto con calma, sin llegar al punto de gritar desesperadamente lo que considero que se deba hacer. Quedar enmudecida por mi decisión de salirme de mi misma y al tiempo mantener la capacidad de opinar con estruendosa voz (Bésala Baboso!!!).

¿Qué estará haciendo el poeta?
El otro, el que está al otro lado del río, al otro lado del mundo, en la península Paraíso, en esos lugares fríos, en medio de la selva…

Y cada día entiendo más y me queda más claro eso de

-que sin saber por qué ni cómo debo decirte que te quiero-

porque no hace falta ni verse, para saber quién, desde un corazón que tiembla, escribe con sangre en la punta de los dedos, a veces desde los días de amor intenso y otros más desde la tristeza paralizante.

Y entonces se entienden los poetas,
sin hablarse,
saben que sólo escriben para seguir vivos y nada más…


Aquí, aquí, aquí va el cuento 59, pero como ya lo habíamos publicado, ponemos el link para que lo revisiten

martes, 25 de agosto de 2009

Cuento 58 Insatisfacción garantizada. Dedicado a PVCC


Últimamente me estoy tomando mi vida muy de encierro Así que me despierto tempranito para irme al trabajo y me regreso lo más tarde posible para llegar a casa tan sólo para cocinar, lavar trastes y dormirme. No dejo un espacio libre para hacer las cosas que supuestamente me gustan. No voy a correr porque está lloviendo, porque está muy fuerte el sol, porque tengo mucho trabajo, no voy al Zumba porque ya no está tan padre, no voy al Gym porque está muy caro. La lista de pretextos para no hacer ejercicio entre semana es infinita. Entonces llego a casa entumida de tanto trabajar en la compu, cansada, sin tiempo, agotada. Duermo y sueño con todos los pendientes, las angustias y los problemas que me aquejan. Por lo tanto no descanso y por la mañana me levanto con trabajos, corriendo a desayunar algo y salir con el pelo escurriendo, para llegar al trabajo a tiempo para que los alumnos lleguen tarde a la clase y yo sienta ganas de asesinarlos.
Creo que estoy cultivando una

Insatisfacción Garantizada.

Ya en la nochecita, en ese resquicio de conciencia que queda entre estar despierto y el sueño, pienso en que me gustaría lograr una sincronía entre tus deseos y los míos. Hacer que como en un "Baile" nuestros deseos sucedan al mismo tiempo y con el mismo sentido.
Quise buscar la manera de romper este círculo de cansancio y justo ayer decidí empezar caminando 25 min. Recordé que hace un par de años me había propuesto participar en una carrera y por hangas o por mangas no lo había podido concretar. Pensé que este año, una vez más, no lo haría pues a penas estaba retomando mi entrenamiento después de meses de poca actividad.
Hoy por la mañana estaba escribiendo algo importante cuando escuché por mi ventana que voceaban una carrera. Me pareció muy extraño pues estoy en el circuito interior de la universidad. Traté de ignorar el ruido pero una amiga vino a buscarme para preguntarme si me había inscrito a al carrera sindical. No estaba ni enterada. Así que fui a echar un ojo solamente y cuando llegué un compañero me dijo que porque no me inscribía. Pensé, no estoy en forma, pero sería mi oportunidad de correr una carrera este año, justo como lo había reflexionado. Corrí por mis tenis, mi short, que siempre tengo en mi trabajo y me cambié. Participé y terminé medio cansada pero quedé con la alegría de haberme percatado de la clara sincronía de tus deseos con los míos.
Y te agradezco la amabilidad de organizar una carrera justo al pie de mi ventana. Me parece romántico y certero.
*Imagen del google

martes, 18 de agosto de 2009

Cuento 57. Transplante de Sueño. Dedicado a ROCAMU


Me dijo el Abuelo que no podía dormir, que le dijera algún secreto para lograrlo o le hiciera un transplante de sueño lo antes posible. A pesar de que soy buena en la materia, ya que consigo conciliar un sueño profundo a la menor provocación, no sé cómo pasarle el sueño a otra persona. Así que llené al Abuelo de besos entre los 4 hoyos que tiene en la cabeza y me despedí diciéndole que le enviaría un sueño profundo desde mi cama. Me fui pensando en cómo lograr semejante cometido y sentada en la sala de mi casa traté de imaginar cómo sería no poder dormir por días. Supuse que me crecería una desesperación por no poder descansar ni soñar y el cansancio pesado se me convertiría en arena en los párpados dificultando que los pudiera abrir y me perdería de lo bello que en el mundo pasa todavía. Tan sólo de imaginar esto, una angustia turbia me empezó a invadir y un halo humoso salió de mí, bajó mi temperatura corporal y un frío a penas perceptible me quedo sobre la piel. No pude acurrucarme más, no regresó ese calor a mí, no logré conciliar el sueño y toda la noche estuve recordando los eventos desafortunados de mi vida. Entonces el frío no sólo se me quedó en la piel si no que se me metió en los huesos. A las 6 de la mañana me percaté que se me había pasado la noche en blanco.
Creo que el Abuelo no duerme porque tiene frío por dentro, una tristeza escurridiza, que le roba el sueño a sorbos con popotes, de a poquitos pero constante.
Y entonces ahora me pregunto, cómo se alegra a un ser querido para calentar su corazón y que con eso concilie el sueño y así pueda descansar y abrir los ojos a tiempo para ver lo que pasa en el mundo y que eso que vea le signifique una alegría por dentro que caliente su corazón y ese calor le permita conciliar el sueño y así sucesivamente …….
*Imagen de El Rincón de Mirache

sábado, 25 de julio de 2009

Cuento 56 Mi deseo me sorprende. Dedicado a ORP


Mi deseo me sorprende, te sorprendería a ti también si pudieras verlo desde donde yo lo veo. Quise que fueras mi esposa y de repente lo logramos, estamos aquí juntos, amándonos y planeando el futuro en nuestra nueva casa.
Ahora deseo con todas mis fuerzas que podamos arreglar nuestros pendientes para que yo entre al posgrado y tú puedas caminar, bailar, correr o simplemente hacer lo que desees. Porque en todos estos años, que hemos estado juntos, has sido mi amiga, mi confidente, mi cómplice y ahora mi mujer.
Quiero que siempre sepas que deseo una vida contigo, tener los 3 hijos que dijimos, bueno que dije, y envejecer plácidamente, que siempre tengamos el trabajo que necesitamos para vivir bien como te gusta.
Y todo eso, yo lo pensé cuando elegí el anillo de compromiso y planeé entregártelo, en medio de un concierto. Así que no tengo más que sorprenderme como deseo cuando te deseo, pues todo eso que pienso se convierte en magia entre mis manos cuando te tengo. No te sorprenda sentir cosquillitas, pues a veces mientras duermes y estás acurrucada con tu oso, sin que sepas, deseo que tengas todo lo que quieres, todo lo que necesitas y sello mis anhelos sobre tu piel con un beso. La sensación de amor, me deja lleno de esperanza y certero de que sólo es cosa de paciencia y perseverancia para ver como los deseo se transforman en una realidad en nuestra vida cotidiana. Tu créeme, todo lo que he deseado está sucediendo y si supieras con detalle todos mis deseos, uf, enloquecerías de alegría entre mis brazos, ja.



*Imagen: blog Trascender hacia el padre

lunes, 6 de julio de 2009

Cuento 55. Dedicado a JFLA, Mi novio del Kinder, a sus 34 años, ahora casi 35

Haciendo gala de mi altura, mi fuerza y el factor sorpresa, gran parte de mi infancia defendí a mis amigos del abuso de otros compañeritos. Desde el Kinder fui una niña muy romántica y cuando entré a pre primaria ya había niños en mi corazón. Uno de ellos, fue mi novio en ese año y recuerdo que nuestro amor consistía en que yo lo defendía, recuperando los carritos que otros niños más grandes le quitaban y él, a veces, jugaba a las “Traes” conmigo en el recreo. Con él siempre me divertía, pues estar con las niñas era sumamente aburrido, como en mi casa no me dejaban ver las novelas, no tenía nada de que platicar con ellas. No sé cuánto duró nuestra relación, pero recuerdo perfectamente como terminó. Fue el día de la kermés, había un registro civil y a mi se me hizo que si éramos novios lo más lógico era que nos casáramos, lo tomé de la mano, le dije que me quería casar y lo llevé a la fila del registro. Cuando sólo faltaba una pareja para que nos tocara, él salió corriendo y el resto del día me la pasé correteándolo. En mi pensamiento lógico, infantil, concluí, sin llorar, que no quería un novio así y que nuestra relación había llegado a su fin. Sin embargo, en los años subsecuentes él seguía buscándome para que recupera sus carritos y como yo no tenía nada mejor que hacer en el recreo, iba y amenazaba a los chavitos –Si no me devuelves los carritos te pego- . Con una idea de justicia, una vez le había pegado al hermano mayor de un compañero de mi hermano, que con frecuencia lo metía en líos. Así que le dije que cada vez que su hermanito molestara al mío yo le pegaría a él, pues ni modo de ir a pegarle a alguien más chiquito. Entonces con ese golpe que di, no hizo falta pegarle a nadie más, todo mundo sabía de lo que era capaz y los carritos estaban en mi mano sin chistar.
Fue en el tercer año en el que mi novio del Kinder hizo algo trascendental por mí. Yo le caía fatal a la Maestra Armida por lo que se la pasaba regañándome y exponiéndome al bajar mi calificación en conducta en un corcho que colocó al lado izquierdo del pizarrón, en el que aparecían nuestros nombres y números del cero al diez. Si para el viernes teníamos una calificación reprobatoria nos enviaba a casa un reporte arruinando nuestro fin de semana. Yo por su puesto, siempre tenía la tachuelita en números rojos, pues siempre he sido muy platiconsita. Así que mis días en 3er grado pintaban para ser los más horrorosos. Pero cuando la Maestra salía del salón, mi novio del Kinder, que estaba sentado en la primera fila, corría a subir mi tachuela unos cuantos puntos. En el recreo yo le decía, ¿Por qué no me pusiste diez? Y él me contestaba que la maestra se daría cuenta y que con seis que me pusiera ya no me enviarían un reporte a casa. Y así fue como libré el tercer año y en mi lógica infantil supuse que eso era el amor.




Mí muy querido J:


Es curioso que toque subir al blog tu cuento, a casi un año de que lo escribí. Dicen que no existen las casualidades y henos aquí, de nuevo, enrolados en una historia de amor…

A casi un mes de tu cumple, motivo original de este escrito, sabe que te deseo lo mejor siempre, que tu vida esté llena de bendiciones y que seas muy feliz y gozoso de tener la oportunidad de vivir con alegría cada momento.

Yo mera, que te quiero.


Marzo 2010

Estimado JFLA:

Gracias por todo lo vivido, ha sido muy importante para ser la persona que ahora soy. Deseo Felicidad y bendiciones para los dos, en todo lugar al que decidamos llevar nuestras vidas y nos vemos cuando seamos muy pero muy viejitos y platiquemos de la vida con plenitud y gozo. Y podamos decir, todo ha valido la pena, si pues!!!

martes, 30 de junio de 2009

Cuento 54 Dedicado a las aventuras de la Biblioteca.

*foto de la red el Ateneo


Arruinaste mi expediente!!!!! Nunca había dado un beso sin amor y me gustaba vanagloriaba de eso. Me besaste y sólo me sentí traviesa, pero dejaste entre mis labios una sensación de ausencia. Sucedió e imaginé que me sabrías a fuego y me supiste a juego. Ni siquiera lo pensé, fuiste tú, quien intentó robarme algo de mis labios.
Yo, iba de salida, pensando en todo lo ocurrido, sumida en una nube, resultado de estar horas absorta en una biblioteca. Pasé a tu lado ni me percaté de tu presencia, así qué, tardé varios segundos en registrar tus palabras sugerentes en mi oído. Me sonreí, tardíamente, pero seguí mi camino y cuando estuve a dos pasos pasada de ti, tomaste mi mano y sentí que algo se me agolpaba en la punta de los dedos.
Sin detenerme, voltee para mirarte, me jalaste suavemente, hasta quedar entrelazadas nuestras manos y tus labios, en los míos. Sentí la incursión de tu lengua juguetona y aunque estaba sorprendida, no pude reaccionar hasta que oí que alguien gritaba mi nombre al fondo del pasillo.
Seguí caminando, con el corazón en la garganta y el rostro encendido, mientras nuestros brazos se estiraban. Me pediste mi teléfono, mi mail o al menos la promesa de volver a encontrarnos en el mismo sitio. Como no tenía miedo de perderte, me solté de tu mano y sonriéndome, me fui, diciéndote adiosito con la mano y tuve la certeza de que este sería nuestro único encuentro.
Seguí por la vida, sin lograr entender este momento y a veces, saboreo la sensación de este beso y todos los demás besos, miradas y caricias de amor, que me han resultado inolvidables.
Esos recuerdos, se hicieron míos sobre mi piel y de vez en cuando vuelven y vuelven a visitarme y yo, simplemente me sonrío.

lunes, 22 de junio de 2009

Cuento 53 Something good. Dedicado a A. Estrella

*Foto de Chelseablog


Ya esperaba este momento, sabía que te aparecerías, pues se acerca el tercer aniversario de nuestro primer encuentro. Como me divierte descubrirme sorprendida por tu presencia, como si estuviera en constante riesgo de perderla.
Me encontraba reflexionando sobre mi vida, después de ver la película “Quemar las Naves”, donde sale la nieta de un amigo y sales tú, por cierto, cuando sentí una cálida respiración en mi oído. Quise voltear, pero estabas tan cerca que apenas pude mirarte de reojo. Pusiste tus manos alrededor de mi cintura, para mecerme al ritmo de la canción de Juan Luís Guerra “Something good” que se oía a lo lejos. Tomé una copa de vino de un mesero que pasaba a toda prisa para tener mis manos ocupadas, pues no sabía que hacer con ellas. Me preguntaste, con esa voz que me pone los pelitos de punta, -¿Cómo has estado?-. Me sonreí, moviendo la cabeza. ¿Cómo podría hablar si quiera, con la sensación de tu cuerpo pegadito al mío? Pensé, sabes perfectamente cómo he estado, pero no puede articular palabra. Sin embargo, me contestaste como si me hubieras escuchado. Tomé un buen trago de vino para ver si me aclaraba la garganta y evitar sentir que los ojos se me aguaban. Me giraste lentamente para abrazarme y seguir bailando despacito. Te dije, lo más claro que se puede hablar con un nudo en la garganta -Te necesito-. Bailamos aun más pegadito, nuestras mejillas se rozaban, besaste mi oído y me dijiste muy quedito,
-Espera-.
Al terminar la canción besaste mi ojo derecho y te marchaste sonriendo, con esa sonrisa de ojos y boca que no he podido reprochar jamás, aunque me sienta al borde del abismo.
Esta vez tu recuerdo quedó en el borde de mi cuerpo, como una sensación electrizante, evidencia de este encuentro.

martes, 9 de junio de 2009

Cuento 52. Dedicado a VA

Justo después de haber vivido una fuerte desilusión o un profundo dolor, cosas importantes han pasado en mi vida. Mi forma de explicarlo, es que al tener la guardia baja y al encontrarme sumida en un profundo cansancio por luchar, pareciera que dejo que las cosas fluyan. Como si al no cuestionar o esperar absoluta claridad, dejara que las cosas simplemente sucedieran.
Así, un día llegué a mi primer día de clases con los ánimos por el suelo y las esperanzas por el cielo. Deseando que el nuevo ciclo me regalara una novedad, que lograra sacudirme por completo. Llegué muy temprano, tuve tiempo para estar a solas en el salón e ir viendo llegar a los nuevos compañeros, enfrentandome a ese miedo infantil del 1er día. El profesor llegó un poco tarde y durante la clase fui descubriendo su mirada, profunda, serena con un toque de alegría. Al verlo, desee conocer un hombre con esos ojos para que fuera mi compañero. Pensé, ojala este Profe tenga un hijo o un sobrino de mi rodada, que tenga esos ojos tan particulares, para que me lo presente jajaja. De eso hace ya varios años, quien iba a pensar, que en efecto, un día me presentaría alguien de su familia, a su Papá. Un buen compañero, cosas importantes hemos logrado trabajar y han servido para rescatarme de dolorosos tropezones inevitables que he tenido en la vida.
Hay que tener cuidado con lo que uno pide, el universo, siempre está escuchando y esta dispuesto a llegar de manera sorpresiva.
La vida no es como imaginamos,
es mejor.

lunes, 1 de junio de 2009

Cuento 51. Como de sueño. Dedicado a VE

*Foto de la red

Soñé con mi boda, esta es la primera vez que aparece el rostro del hombre elegido, me parece curioso. Un hombre que es cómplice en mis deseos y anhelos. Ambos nos sentimos a gusto, haciendo locuras, divertidos al reconocer magia en nuestras miradas. La boda religiosa es como la que vimos un día mi abuela, mi mamá y yo, en el convento de Sto. Domingo en Oaxaca. Al salir, cañitas para el mezcal, farolas de papel de china y mojigangas. Nuestras familias, están disfrutando, complacidos, a gusto. Mi vestido, es tipo halter, sin espalda, con mi cabello entre suelto y sensual. Uso el velo de mi 1era comunión, él que me trajeron mis abuelos desde España. Es sencillo y elegante, se ve hermoso, como si lo hubiéramos comprado para esta ocasión. Tal vez sin saberlo, cuando se lo pedí a mi abuela, a mis 7 años, para mi 1era comunión, era para que me regalara algo en vida para mi boda.
En mi sueño, me veo esplendorosa, feliz, hermosa y de acuerdo conmigo misma. El novio, se ve guapísimo y contento, viene con una guayabera de lino crudo que va perfecto con su dorado tono de piel. Lo veo feliz, con todo el merequetengue de la boda, con la certeza de que todo marchará bien, como siempre. La fiesta comienza, se reparten deliciosos platillos mexicanos. El salón de fiestas, tiene una vista hermosa y vemos como llega el atardecer en el horizonte, marcándonos la hora de empezar a bailar. Así que, pasamos a la pista sonriendo, alegres de ser cómplices en esta nueva travesura. La fiesta transcurre en un alegre alboroto, que nosotros aprovechamos para, entre besos y caricias, escaparnos para llegar a la puerta de nuestra habitación, en donde nos comemos uno al otro, con todo el riesgo de ser descubiertos, invadidos por una angusti a, grata, que conocemos y que no podemos resistir……

martes, 26 de mayo de 2009

Cuento 62. Me encuentra quien me buscó. Dedicado a F


De 4to Aniversario mis más estimulantes deseos para que todos tengan eso que anhelan y lo tengan ya que ya!!!

*Imagen sacada en la red Lilian Yamila Bianco



No me gustaba, así que cuando me dijo -soy tu Ángel Pecador-, me dio risa, supuse que era un juego en el que nadie corría peligro.
Sin mayor preámbulo empezamos a disfrutar juntos de lo sencillo y lo complicado, desde no hacer nada hasta hacerlo todo. Se dio la ocasión de tener desayunito, cafecito, platicadita, comidita, bici, peliculita, cenita, relax en el spa, con la premisa de que “no hay mejor atención que la mía para ti y la tuya para mi".
Pero cuando rozaste mi pierna y una energía se me arremolinó en medio del estomago, descubrí que mi cuerpo sentía exacerbado lo que recibía. No supe cuándo se convirtió en una acción atrevida y peligrosa el desear estar juntos. Sospeché que yo era la única trastocada por nuestra cercanía, pero en una actitud romántica y divertida me preguntaste:
–¿A dónde quieres llegar?- Provocando una cascada en mi cabeza y pensé que lo que realmente deseo es estar en pareja, formar una familia, tener amor, risas, respeto, generosidad, una casa bien armada para compartir juntos la fe y todo lo grato que la vida trae consigo.
En concreto ya quiero ser feliz!!!
¿Se le podrá decir todo eso de un jalón a un hombre?

Me sentí con ganitas de dar un paso más en nuestra lúdica historia de amor y sintiéndome pícara tomé tu mano y sin mirarte directo, respondí:
–A donde tú quieras llevarme…-

Me impaciento en la vida de manera descomunal, así que en cuanto terminé la frase ya vibraba, me alegraba y sufría por lo que te había dicho. Entonces con toda seriedad dijiste -Te tengo mucha confianza…-

Al oírte, mi impulso fatalista devoraba mis entrañas y entonces sonreíste y retardando tus palabras, para disfrutar las caras que hacía, dijiste:

-… así que dame tus labios y salva mi corazón, si tú te animas, yo me animo, ya ves qué bien trabajamos juntos.... y vamos sacando los pendientitos que tenemos-

Y sólo entonces, empecé a creer que el amor existe de verdad y lo que siguió, bueno, es mejor de lo que había soñado jamás...

miércoles, 20 de mayo de 2009

4to Aniversario de Cuentos Bajo Pedido 22 mayo 2009

22 may 09

Bueno, finalmente es el 4to Aniversario de Cuentos Bajo Pedido, día del cumpleaños del dramaturgo Emilio Carballido q.e.p.d.

Y me gustaría escribir para festejar?
Algo que nos hierva la sangre,
nos saque brillo a los ojos,
nos arranqué una sonrisa de cómplices…

o al menos un suspiro inesperado.

Y aunque miles de ideas electrizantes cosquillean el borde de mi cuerpo, he tenido mucho trabajo y me ha sido imposible tener la serenidad necesaria para escribir historias incendiarias….

Mientras me interno en la selva de mis anhelos, para escribir lo que realmente deseo…
les dejo todos los cuentos anteriores, en especial los de los aniversarios.

Cuento 1
Fue una tarde de encuentros, de misterios, de alegrías. Una tarde de esas, de familia cercana pero desconocida.
Uno de esos encuentros fue ese que sé dió entre tu y yo….

Cuento 29
Nos hemos vuelto a encontrar a casi un año de nuestro primer encuentro, el cual fue un 22 de mayo por si hiciera falta documentar ese momento. Así que, justo ahora que ya estaba dudando de casi todas las cosas, la vida de nuevo me sorprende…

Cuento 53
Ya esperaba este momento, sabía que te aparecerías, pues se acerca el tercer aniversario de nuestro primer encuentro. Como me divierte descubrirme sorprendida por tu presencia…

lunes, 18 de mayo de 2009

Cuento Sin cuenta. Basado en una idea de DZD

*Imagen del la red
Tantas cosas hay que no puedo contar, que no sabría cómo explicar, a quién decírselas? A quién le podrían interesar todo lo que a veces uno guarda con tanto afán? Sólo a mí, sólo a ti, supongo, serán cosas que recordaremos con cierta periodicidad, que traigamos de vuelta para volverlas a saborear. Acaso, bastará con pensarlas para hacerlas volver? No sé, qué ha pasado en mi vida últimamente, pero han vuelto a mí, de golpe imágenes refrescantes que me hacen revivir, vibrar, sudar y sentir ese plácido dolor que regala el amor, cuando está lleno de pasión. Llevo noches enteras, en las que me inundan los recuerdos, los gratos y deliciosos momentos de mi vida, se me vuelven a presentar como olas confusas. Vuelven esas cosas sin cuenta, las que no hacen falta registrar porque han quedado sobre nuestra piel para siempre. A veces, no descanso más, pues llega la noche y de tanto recordar simplemente no consigo relajarme. Otras más, evito el sueño, me quedo viendo el horizonte, disfrutando como se mete el sol hasta que llega sorpresivamente el amanecer. Pero a pesar de huir de la cama, llegas tú a platicar, a remover los anhelos, que yo ya pensaba diluidos. Entonces mis días se vuelven incertidumbre, ansiedad, zozobra, de esa que da cuando uno se empieza a enamorar. Quiero huir, con el profundo deseo de ser alcanzada contra mi voluntad. Las noches se me han confundido con los días, y los sueños se me han hecho pelotas con la realidad.
Cada vez más, voy perdiendo la certeza de que seas un simple recuerdo que me viene a visitar, tal vez seas realidad y has venido dispuesto a devolverme tantos besos que guarde en tu boca, pensando que nunca volverían a mí, corazón. En medio de esta confusión, no he opuesto resistencia alguna a tus inverosímiles propuestas, pues me tranquiliza pensar que eres producto de mis fantasías, de mis anhelos que vienen y van.
Ahora, sólo una cosa me preocupa y no sé si se resolverá en los próximos días o será que en nueve meses reciba un golpe de realidad……

martes, 12 de mayo de 2009

Pre 4to Aniversario de Cuentos Bajo Pedido




El 22 mayo 2009, día del cumpleaños del dramaturgo Emilio Carballido q.e.p.d., es el 4to Aniversario de Cuentos Bajo Pedido.

¿Qué hacer para festejar?

Aun no concreto la publicación en impreso, pero vamos en el Cuento 61…

Tenemos dos blogs

http://cuentosbajopedido.blogspot.com/

http://respirapoemas.blogspot.com/

con seguidores…

¿Qué hacer para festejar?

Algo que nos hierva la sangre,

nos saque brillo a los ojos,

nos arranqué una sonrisa de cómplices…

o al menos un suspiro inesperado.




*Foto de la 1era entrega de Cuentos Bajo Pedido

lunes, 11 de mayo de 2009

Cuento 61. Desastre Ecológico.

Dedicado a moderato_Dos_josef
quien pidió en el blog
un cuento de desencuentros.


Teníamos tiempo con problemas, discutiendo llegamos a la conclusión de que él siempre estaba trabajando y de que a mí nada me parecía y me sentía abrumada con los niños y la casa.
En lo que podríamos llamar, nuestro último intento por rescatar la relación, nos propusimos hacer algo interesante en pareja. Así que llegó temprano por mi, cosa rara. Al subirme al coche, pregunté ¿Cuál es el plan? En un grito juvenil me dijo, follar!!! Pensé, no puede decir algo lindo como coger??? Llegamos a un lugar que me pareció horroroso, al cual él llamó el SPA. El cuarto consistía en una cama y un vapor con una tina de baño, de higiene sospechosa. No quise hacer comentarios para mostrarme dispuesta a disfrutar de su propuesta. Llenó la tina y le agregó dos frascos de espumantes, a los que él llamó geles afrodisíacos. Encendió el vapor a todo lo que daba y sin mayor preámbulo iniciamos el conocido ritual del amor. Entre la temperatura del agua de la tina, la espuma y el vapor, llegó un punto en el que era imposible respirar y en medio de jadeos, no sexuales, me llevó a la cama. El cuarto estaba invadido de vapor, entonces descubrimos que no había una sola ventana, por lo que corrió a abrir las llaves del agua fría para disipar el vapor. Regresó a toda velocidad, para no perder concentración.
Yo pertenezco a la Global Water Watch Foundation, juro que hice mi mejor esfuerzo por concentrarme, pero no podía dejar de calcular los litros de agua potable que corrían por minuto. Sólo podía pensar que mientras hacíamos el amor se iba por el caño toooooooda el agua que había evitado desperdiciar durante mi vida entera. Empujándolo con violencia me levanté y mientras él me reclamaba, con toda furia, haber arruinado el mejor momento, yo sentía un éxtasis indescriptible al cerrar las llaves del agua.

lunes, 27 de abril de 2009

Influenza-Bandaloz




NADA DE BESITOOOOS




Para que llorar si se puede reir!!!
Mucha salud para todos

BANDALOZ ASÍ NADA MÁS...PARA TI!!!
www.myspace.com/bandaloz
Influenza Bandaloz

http://www.youtube.com/watch?v=68lansF4EGE

Bandaloz en la TV el 1 mayo
Bandaloz en la TV el sábado 2 may



jueves, 23 de abril de 2009

Día internacional del libro y de San Jorge

*Dalí, foto sacada de internet y que me dio la M. en C. E. Valiente

-San Jorge de Capadocia es el nombre de un soldado romano de Capadocia (en la actual Turquía), mártir y más tarde santo cristiano. Se le atribuye haber vivido entre el 275 ó 280 y el 23 de abril de 303).
En el siglo IX aparece otra popular historia: San Jorge a caballo como vencedor de un dragón. Esta historia, que es parte de la La leyenda dorada, también es conocida como «San Jorge y el dragón», y es el probable origen de todos los cuentos de hadas sobre princesas y dragones en Occidente. -(Fuente: la red)


Felicidades al Abuelo por su santo ya sea por matar dragones o por lo que sea jijijiji el chiste es festejar.

Y bueno Feliz día del Libro, que reciban o regalen al menos un libro y una rosa como dicen que se acostubra en Barcelona!!!

http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/comunidad/expresiones/la_unam_se_prepara_a_festejar_el_dia_del_libro/575005
La UNAM se prepara a festejar el Día del Libro
El próximo 23 de abril realizará actividades enfocadas a la lectura que tendrán lugar en la explanada del MUAC
Con decenas de actividades enfocadas a la promoción de la lectura, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se prepara para celebrar el Día del Libro el próximo 23 de abril.
Esto será en la explanada del Museo Universitario de Arte Contemporáneo, donde ofrecerán venta y firma de libros, cuentacuentos, teatro, danza, cine y rosas para todo el público.
De esta forma, la UNAM se suma al festejo que instauró la UNESCO desde 1996 y que se ha convertido en toda una tradición en diversas ciudades, como en Barcelona, España, donde se acostumbra a celebrar ese día obsequiando libros y rosas al público…

lunes, 20 de abril de 2009

Cuento 49 Ven Deseo a Mí!!! Dedicado a KVS


Me insistió tanto, en que quería saber la verdad, que, obvio, le tuve que decir cómo fue que sucedieron las cosas en realidad. Así que, le confesé, que él había llegado a mi vida porque yo, así lo había deseado. No me lo quería creer, él piensa que somos dueños de nuestro destino y no existe nada divino detrás. Desde el día que lo ví, me pareció terriblemente atractivo, tenía un sex appeal irresistible y supe que, si me proponía algo atrevido, era un hecho que no me podría resistir. Después de varias miraditas, me hizo plática, y yo, estaba realmente divertida escuchándolo. Al final del día, me pidió que nos viéramos de nuevo, ya en plan de cita. No quise dar mi bracito a torcer tan fácil y mirándolo a los ojos le dije, que saldría con él y haría lo que él me propusiera, por muy atrevido que eso fuera, si el destino nos reunía otra vez. Cómo yo era una alta ejecutiva en una empresa trasnacional, me encontraba viajando constantemente por todo el mundo, así que me sentía lo suficientemente lúdica, como para jugar. Con tanto viaje, tenía la oportunidad de conocer muchos hombres interesantes de donde poder elegir una pareja, en el momento en que la quisiera conseguir. Después de este evento, tuve algunas historias de amor, que me han permitido ser, la grandiosa mujer que ahora soy. Aprendí a disfrutar de la aventura, del gozo, de la sorpresa y todas esas cosas ricas, que acompañan el amor. Sin embargo, acepto, que a pesar del tiempo, no podía olvidar la grata sensación, que me producía el recuerdo, de aquel hombre en particular. Así que, con el pensamiento lo empecé a invocar, deseando con toda mi alma que volviera a mi vida. Pero en lugar de que él apareciera, muchos otros hombres extraordinarios empezaron a llegar. Un día, tuve que asistir, por asuntos laborales, a un crucero, en el que después de la cena, hubo un show con un mago, quien prometía cumplir el deseo de un voluntario. Así que, yo fui la afortunada a quien el mago, vendó los ojos. Me pidió que describiera mi petición con lujo de detalles, prometiendo que al terminar, mi deseo se materializaría. Empecé diciendo, quiero un hombre guapo, simpático, con quien pueda hacer una buena pareja, para tener dos hijos, un niño y una niña……..etc, etc, etc. El mago, quedó sorprendido con mi gran capacidad para pedir y me preguntó, que si con eso era suficiente o necesitaba más. Yo le contesté, que yo siempre quería más y me boté de la risa. Entonces me dijo, indica, un punto en el salón y di con todas tus fuerzas – Ven! Deseo a Mi!- Y así lo hice y al quitarme la venda de los ojos, descubrí que él que venía hacía mí, era ese hombre, que tanto había pensado, él que nunca pude olvidar. Llego hasta mi y con una sonrisa de oreja a oreja, me dijo, estoy aquí para hacerte una propuesta atrevida, que un día me prometiste cumplir……
Él, claro, tiene otra versión de nuestra historia, pero la mía, me resulta genial.

martes, 14 de abril de 2009

Libros libres ansioso por salir


Justo a tiempo para salvarme, hemos decidido incorporarnos al movimiento de libro libre. Este sencillo acto me ha permitido sonreír después de unos laaaaaaaaaaaaaaaaaargos, laaaaaaaaaaaaaaargos, laaaaaaaaaaaaargos días donde ya no veía ni la esquina de mi porvenir.
Aquí anexo unas fotos de nuestra primera experiencia como parte de libro libre. Acepto que no hemos seguido al pie de la letra las instrucciones, pero me hacía falta ver caras amables que sonrieran conmigo y no esperaran nada de mí.
La experiencia ha sido totalmente restauradora…
Agradezco a las cómplices de la aventura y a los gratuitos donadores de sonrisas.
A la chica que nos pidió una foto del suceso, le comento que su imagen quedó en otra cámara y en cuanto la tenga la subiré a este Blog.
Pa la otra, prometo respetar las reglas, bueno lo intentaré, tal vez jajaja.
Hoy ha sido un buen día, la vida es de colores, cierto?
Gracias por todo, todo, todo, en verdad.




















Cuando nada funciona lea las instrucciones…. Jajaja
Resulta que para participar en libros libres
Hay que registrarse, luego registrar los libros y te asignan una clave para después liberarlos.
De este modo se le puede dar seguimiento al los libros liberados y leer los comentarios de los siguientes lectores.
Qué tal!!!
Bueno como yo ya liberé los libros y luego leí con detalle las instrucciones (casi no hago todo alrevés jajaja) anexo aquí los números para que los lectores se los puedan anexar a los libros que tienen en su poder.
Saludos
1.-EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES DE LAURA SERRANO BCID: 981-7146603
2.- LA QUINTA MONTAÑA DE PAULO COEHLO BCID: 073-7146634
3.-UN REGALO EXCEPCIONAL, ANTOLOGIA DE POESIA BCID: 228-7146652
4.-EL EXITO TAMBIÈN ES PARA LAS MUJERES BCID: 309-7148271
5.-Recuperar la entrega de Maria Luisa Castro Sariñana BCID: 054-7146689
6.-Un Nuevo Regalo Excepcional BCID: 804-7146710
7.-El plan Infinito BCID: 622-7146743
8.- Tha haunting of hill House, Shirley Jackson BCID: 552-7146763
9.- Silas Marner BCID: 365-7146776
10.- Estrategias no verbales para la ensenanza: Guia personal para el manejo del salon de clases (Spanish Edition) Michael Grinder
BCID 321-7146565

http://www.bookcrossing.com/mybookshelf/lunasalada/page_1/statusfilter_5

http://www.libroslibres.com.mx/
Las "3 eLes" de Los Libros Libres...
Lee un buen libro
Lístalo aquí , y así conseguirás un número de registro para etiquetar el libro
Libéralo para que lo lea alguien más. Dáselo a un amigo, déjalo en un banco del parque, "olvídalo" en una cafetería, etc., Te será notificado vía email cada vez que alguien haga una comentario en el diario de ese libro. ¡Y si escribes Notas de Liberación sobre el libro, otros pueden ir de Caza e intentar encontrarlo


miércoles, 1 de abril de 2009

A gozar que el mundo se va a acabar!!!



El mundo se va a acabar,
el mundo se va a acabar
Si un día me has de querer,
te debes apresurar.
Como dice la canción de “Mono Blanco”

A gozar que el mundo se va a acabar!!! En 4500 millones de años, como dicen los tíos expertos, cuando finalmente la expansión del sol alcance a la tierra, pero igual un día se va a acabar, cierto?


Y en realidad no sabemos cuándo se terminará para cada uno de nosotros, si nos llegue el momento cuando pensemos que ya, listo, estamos preparados, satisfechos, alegres y conformes de emprender el viaje definitivo.

Cuando los seres queridos que se nos van adelantando en el camino como la bisabuela, la abuela, la tía, varios amigos queridos y recientemente el abuelo, siempre me hacen voltear a mi propia vida y todavía más ahora que se viene el cumple encima estrepitosamente.

Qué tanto he hecho, si estoy contenta, si me siento complacida, qué más quiero hacer, cómo le voy a hacer, cuándo lo voy a hacer…

Así que mientras las cosas se van concretando, he decido festejar mi cumple, con calma…
Relajar las neuronas un poco y dejar que las cosas sucedan, que suban por donde quieran y conquisten las tierras defendidas por años… no recuerdo bien para qué jajaja.

Que la vida fluya
y me fluya por dentro.

lunes, 30 de marzo de 2009

Cuento 48. Los deseos fresquecitos. Dedicado a UMM


Me hizo muy feliz, que por fin, llegara mi turno!!!!! Ya tenía tiempo, anhelando tener en mis manos, un proyecto así. Desee tanto un trabajo, en el que me sintiera plena, qué cuando me explicaron lo que esperaban de mi, me pareció que estuviésemos en perfecta sintonía. Era casi, casi, como si lo hubieran diseñado para mí y sólo faltaba que llamaran a mi puerta, para yo, abrirle mi corazón y mi alma enterita, para demostrarles todo lo que podía lograr. Así que, cuando llegamos al punto delicado de la remuneración económica y los términos laborales, me quedó claro que estaba por obtener el trabajo ideal. Con este importante cambio en mi vida profesional, me sentí motivada y llena de energía. El panorama se fue transformando y con mi nueva situación, me sentía como niña en juguetería!!!!! Eran tantas las expectativas que tenía de la vida, que para tomar las decisiones importantes, intenté ser concreta y selectiva. Todo me pareció tan maravilloso, que cada vez fui dedicando más tiempo a mi trabajo, estaba ilusionada con la oportunidad de incidir en la realidad en la que vivimos. De verdad, estaba felizmente embebida en este nuevo universo, cuando te conocí. Fue grato descubrir, que disfrutábamos entablar acaloradas discusiones, que siempre proponías terminar con una copita de vino tinto, la cuál nunca nos tomamos por falta de tiempo. Nos resultaba energetizante estar con alguien inteligente, para alegar a gusto. Parecía, que en medio de tanto trabajo, no había tiempo para las cosas ricas, que hacen que valga la pena la vida. Pero, un día, que decidí darme un respirito, me detuve para verte mejor (como el lobo a la caperucita), y me pareció muy divertido descubrir que no distabas de mi profundos deseos. Fue chistosísimo, pelearme constantemente con las ideas acaloradas, que a veces surgían en mi mente. Se me complicaba algo por dentro, y por eso, yo hacía el esfuerzo de borrar esas imágenes de mi cabeza. Pero como tú, sabes hacer maravillas! Jaja! Yo te fui dejando ir y venir, una y otra vez a mi vida. Ahora creo, que hemos abusado un poquito y ya es demasiada la resistencia que oponemos a aceptar que nos queremos. Hoy, hemos decidido tomarnos esa botella de vino tinto, que andábamos paseando. Y para consentirme, he dejado que te acerques, sintiéndome segura de que tengo todo bajo control, mientras jugamos a encarnar, algunos de los deseos que teníamos en el tintero. Creemos que esto, no rebasara el límite de lo casual, pero en nuestras miradas se nota, que nos hemos empezado a enamorar, sin quererlo confesar.
Y nos crece la felicidad, que da, devorar los deseos fresquecitos!!!!

lunes, 23 de marzo de 2009

Cuento 47 Todas somos princesas. Dedicado a PCP


En respuesta a una petición hecha de su puño y letra.

Siempre me han gustado los cuentos de hadas y con frecuencia imagino que estoy viviendo uno de ellos, en el que todos mis anhelos se hacen realidad.
Un día, después de varios años de estar sola, tuve una experiencia hermosa, conocí en una fiesta espectacular al hombre con el que tanto había soñado. Él dirigía la orquesta y desde el inicio cautivó mi atención. Tuvimos un encuentro divertido y acabamos decididos a probar suerte en el amor. Con el tiempo, descubrí que este hombre era sencillo, respetuoso, bromista y terriblemente cariñoso. Me enamoré de su forma de ser y él quedó conquistado al descubrir lo maravillosa que soy.
Así que, para proponerme matrimonio, me llevó a un castillo, como los de los cuentos, y me obsequió un hermoso anillo de compromiso, o al menos así es como recuerdo ese momento.
Las cosas, se fueron dando tal y como siempre soñé que sucedieran, por lo que empecé a sospechar, si era verdad lo que estaba viviendo, o era mi mente que decoraba los recuerdos a mi antojo. Cuando empezamos a planear la fiesta, mi imaginación voló sin límites, me hice muchas ilusiones. Me emocioné al elegir mi vestido de novia y quedé impresionada al verlo a él, en un exquisito traje color arena. Buscamos que el salón para la fiesta, tuviera una enorme pista de baile para que pudiéramos disfrutar junto con nuestras familias e invitados.
Cuando fue el baile nupcial, me sentía por completo, sumida en un sueño, mi vestido se balanceaba al compás de la música, mientras él me tomaba delicadamente por la cintura. Al estar tan cerca nuestros cuerpos, sentí que su calidez me hervía y una ansiedad traviesa me invadía.
Con mucho agrado, la orquesta nos regaló música sabrosa toda el tiempo, ver a nuestros invitados gozar en armonía y a mis hijos compartir nuestra alegría, me llenó de una dicha inmensa.
Al fin, llegó la luna de miel y cuando entré a la habitación, quedé maravillada con todos los detalles que él tenía para mí. Me pareció todo tan majestuoso, me sentí tan divertida, tan consentida, que no me quedó la menor duda, que él era un príncipe por el que había valido la pena esperar. Con todo el amor que nos dimos, tuve la certeza, de que a diferencia de los cuentos, en mi historia, lo mero bueno estaba a punto de empezar…..…
Desee tanto, que este amor me sucediera, que entre mi imaginación y sus detalles, hasta la fecha, no hemos parado de festejar. Como siempre quise que nuestra boda fuera una fiesta que durara para siempre, con frecuencia, jugamos a que nos conocemos por primera vez, mientras él dirige una increíble orquesta y fingimos que todo vuelve a suceder.
Y yo, como soy muy soñadora, cada vez lo disfruto más.

martes, 17 de marzo de 2009

Cuento 45 Un cómplice para toda travesura. Dedicado a SVCSEA






Para toda gran travesura hace falta un buen cómplice, así que supongo que de todas las coincidencias del mundo, la más increíble ha sido que llegarás a tiempo a mi vida para asistir juntos a la foto de Tunick.
Nunca imaginé que tomarías mi propuesta con tanta tranquilidad, como si fuera una invitación casual, una propuesta para ir al cine o una simple ida a cenar. Yo en cambio, lo pensé y lo pensé, todo el tiempo, hasta el último momento, me dije que si al llegar la mera hora, algo no me parecía, saldría huyendo.
El día se fue acercando y la incertidumbre me fue creciendo, una efervescencia constante me tenía pensando en la razón para participar en la foto masiva al desnudo a la que nos habían convocado.
Conforme se acercaba la fecha, le di vuelo a la aprensión y me empecé a auto bombardear con preguntas, de por qué ir, cómo llegar, desde qué horas estar, será una grata experiencia? etc……………
Y al fin llegó el día, hicimos una cola enorme para entrar, en ese momento ni si quiera pensé que nos pudimos haber quedado fuera del evento, creí que seríamos unos cuantos los loquitos dispuestos a participar. Los nervios estaban a tope y las cervezas que ingerí, previas al evento, no consiguieron atolondrarme y estaba totalmente conciente de lo que estaba sucediendo cuando llegó el momento de entrar a la plancha del zócalo. Reconocí el lugar como propio, le hacía falta mi bandera, pero estaban todos mis recuerdos pasando rápido por mi mente. Me dio una alegría enorme estar de nuevo ahí, para participar en algo tan particular. El ambiente generado por todos, los que estábamos esperando con ansiedad que se arrancara el momento crucial, generaba una energía espectacular, algo difícil de explicar. Mis nervios se empezaron a diluir entre las porras y los gritos de México!!!! Estábamos orgullosos de hacer historia de una manera tan natural.
El sonido se perdía en olas distorsionadas, por lo que todos estábamos pendientes para ver que información cachábamos y entre chistes y guasas, tratamos de reconstruir la información mínima necesaria. Así que, no escuchamos cuando dieron la indicación de quitarse la ropa, pero cuando vimos a los otros aventar al cielo las prendas, uno de los vecinos recién adquiridos, gritó en medio de una carcajada contagiosa –A la chingada, a encuerarse!!!!!- Pues a encuerarse, pensé, se arrancó la carrera por despojarse de todo y por correr a apartar un espacio en la plancha del zócalo, como si no fuéramos a caber.
Recorridos por un vientecillo frío intermitente, vivimos una experiencia única e impresionante. Ver tanta gente diferente me llenó de una alegría primitiva. Estar juntos, tantas personas, respetándonos y viéndonos desnudos; me ayudo a verme a mi misma, reconocerme y amarme. Y cuando conseguí voltear a verme, me di todo el amor que me debía.
Fue una experiencia extraordinaria estar así, tan juntos, tan cercanos, tan lúdicos, hombres y mujeres de todas variedades, tan distintos, tan iguales.
Después hubo una foto para puras mujeres, me pareció increíble percibir el cambio en las sensaciones en el aire, se generó una energía muy fuerte, diferente.

El sabor que me queda, es algo delicado sobre la piel……………..
algo muy grato e inexplicable


Disfruté que estuviéramos tomados de la mano para transitar juntos semejante momento y que fuéramos cómplices para vivir tan mágico suceso. Fue sorprendente, llegar al zócalo y descubrir que éramos muchos cómplices involucrados en la titánica labor de tan sólo construir un nuevo día, uno muy agradable.

*Fotos tomadas de la red.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Sueños de Carnívoros

*Un compensatorio sandwich de carne cruda en el famoso Salón Luz
Soñé que era un oso de pelaje hermoso, que engullía un venado delicioso y era su sabor tan exquisito que quería devorármelo de principio a fin.
Era su carne un manjar realmente jugoso y cada pieza me resultaba con un sabor tan gustoso, que me crecían las enormes ganas de comérmelo todito.
Acepto que irlo saboreando, era una sensación infinitamente extraordinaria, pero fue al llegar a la cornamenta que no pude seguir disfrutándolo. Pues al tratar de engullir esa pieza entera, la mandíbula me quedó trabada por horas. No encontraba la manera de tragarme la cornamenta, aunque fuera en pedacitos, ni de echarla totalmente pa fuera, provocándome esta situación un dolor espeluznante.
Cómo nunca he sido oso, esta es mi primera vez y nunca había intentado comerme un venado de un sólo bocado, esta es mi primera vez, supongo que, por más extraordinario que puede ser la sensación de irlo saboreando, habrá piezas que no se podrán comer.

Desperté por la mañana con un hambre voraz y pensé que ya en otras ocasiones había soñado que soy tigre, león y jaguar. ¿Por qué nunca sueño que soy herbívoro? Podría ser menos peligroso, aunque siendo muy precisos, entre las plantas también hay venenos mortales escondidos.

A qué sueños de carnívoros, me dejan salivando y añorando,
la sensación de disfrutar algo delicioso……

Cuento 44 El Cuento que no te va a gustar. Dedicado a FASH

No sé cuando comenzó esa historia de amor, pero si la puedo contar es porque existió. Nuestra amistad venía de tiempo atrás y con frecuencia, había acudido a él para escuchar sus puntos de vista, pues siempre me daban luz para tener mayor claridad de por dónde quería caminar. Sin embargo, el asunto del amor fue un síntoma recurrente que provocó que el tono de las cosas fueran cambiando de color.
Acepto que cuando esto sucedió yo me sentía fuera de forma, con más dolor que pasión e invadida de post-it en mi cabeza que me recordaban los detalles de las experiencias obtenidas que me significaban precaución. Como si pensar cuidadosamente las cosas fuera una probable solución para salir triunfante en el amor. Tal vez, fue casi imposible estar en sintonía, pues desde afuera seguro parecía que entre más se acercaban sus propuestas, yo más corría.
Pero en mi interior, ya se había desatado una revolución que me hacía pensar que podría ser un buen momento para probar. Pero cada vez que yo internamente decidía que lo quería intentar, alguna cosa molesta sucedía y yo me volvía a replegar como si fuera el pólipo de un coral.
Tan sólo para ejemplificar, para que sea más fácil entender mi situación, podría mencionar que un día me dejó plantada para ir a bailar y aunque la paciencia y la tolerancia no son mis virtudes más desarrolladas, quise ser comprensiva y no armé el display de enojo para el que tengo harto potencial. Pensé que tratándose de estos tiempos modernos y en un intento por comprendernos, bien podía hacer el esfuerzo de entender que cualquiera se puede quedar dormido cuando una mujer sensual lo está esperando para salir a rumbear, estamos de acuerdo que a todos un día nos podría suceder. Sin embargo, no fue la única vez y aquí podríamos tener una discusión infinita de a las cuantas es momento de correr.
La última vez que decidí intentarlo fue porque constantemente me decía que se le hacía que yo tenía miedo a la felicidad. Eso me hizo reflexionar y tratar de analizar si mis miedos eran fantasmas como él tanto decía y si podría ser que las experiencias que había vivido, en verdad habían mermado mis capacidades para poder amar.
Así que, en un ejercicio de libertad personal me dispuse a arriesgarme una vez más y a esperarlo para decirle que tal vez tenía razón, pero dicho encuentro ya jamás sucedió, pues en su lugar un plantón más hizo su aparición.
Seguro que no es necesario describir como los post-it en mi cabeza crecieron hasta llegar al tamaño de un cartelón. Ya estaba por dejarme invadir por el aguacero interno que se me empezaba a desatar, cuando un cíclope en motocicleta me tendió su mano y me sacó del momento extraño que estaba a punto de transitar. Fue ahí cuando supuse que no tenía salvación, era un hecho que había perdido por completo la razón y ya no tenía caso preocuparme por nada más y sin cuestionarme me dejé rescatar.
Si fuera preciso explicar qué nos sucedió, lo único que puedo imaginar es que, tal vez, nuestra historia de amor ya tenía final desde antes de que, tan siquiera, la pudiéramos arrancar.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Cuento 43 Dedicado a LAGD Soñar con Claridad

He soñado tantas veces tanto, que incluso hasta me canso, pero pareciera que basta con desear algo para que suceda, pues todo lo grato que he vivido ya lo había soñado con anterioridad.Por eso cuando se me presentan cosas extraordinarias en la vida, me alegro al reconocer algo que ya había sido deseado sin mesura. Esta capacidad inusitada, ha hecho crecer mi curiosidad por la composición de nuestros anhelos. Lo cual me ha conferido una enorme sabiduría y gracias a eso he podido llegar a una conclusión fundamental: sea lo que sea que estemos buscando, está presente en lo cotidiano. Aunque increíble, lo tenemos a la alcance de la mano, pero cuesta trabajo tan siquiera poderlo mirar. Entonces puedo decir sin temor a equivocarme, que nos es indispensable soñar, pero sobre todo soñar con claridad. Es vital poder delinear lo esencial, tener los deseos en las manos y sentirlos a flor de piel, para poder brincar sobre el sueño que pretenda escapar.Y cuando sintamos que hemos llegado a lo que tanto hemos buscado, podamos mandar saludos desde nuestro sueño a los seres queridos, como quien mandara una postal desde su sitio favorito.Así una vez vivido y disfrutado, permitirnos soñar más y más para dejar que la vida nos sorprenda con cosas tan básicas como el respirar, dejarnos tocar y trastocar.


Es importante soñar, pero sobre todo soñar con claridad………..
Yo he soñado que soy grande y grande soy,
enorme es ahora mi corazón, claro está.

martes, 17 de febrero de 2009

Un Amor que nunca se va

Pude acompañarlo, platicar con él, escribirle como loco
y despedirme como sólo te puedes despedir de quien nunca se va
(GMS sobre su Papá)


Calla Raymunda!!!
Que me vas a hacer llorar y los fantasmas no lloran.
“Volver” (Pelí)





No digo que mis abuelas, mi tía o tu Papá sean fantasmas, sólo digo que sea lo que sea que sean, es un hecho que no lloran más. Casi podría asegurar que mis muertos y los muertos de mis seres queridos andan por aquí.
Seguro que, desesperados con las cosas que a veces decidimos hacer, optan por intervenir para darnos un pequeño empujoncito. Imagino perfecto a mi bisabuela gritando –Bésala baboso!!!!- cuando las cosas van sucediendo más lentas de lo que debieran pasar.
Sé que andan dándonos sorpresas, que a veces descubrimos y agradecemos al sentir claramente su compañía.
Pero seguro que son muchas más las veces que por andar papaloteando con los quehaceres cotidianos ni nos percatamos de las ayudadotas que nos dan.

Ya sean fantasmas, ángeles o cualquier otra presencia indefinible, es un gusto sentir su amor
Un Amor que nunca se va.

lunes, 9 de febrero de 2009

Cuento 42 Tengo afán de saber. Dedicado PND

Por si tuviera afán de saber
como inmortalizar ese momento…..


La historia de amor que os voy a contar no tiene principio ni fin. Pero habla del día que me hice mujer, al tener que enfrentar con madurez lo que más bien tenía ganas de vivir sin miramientos.
Sin más rodeos, os hablaré del caballero de mi historia, quien con sus ojos gratos invadió en un sólo día mi corazón.
Con su mirada serena y trato amable, frente a una tacita de café, me sorprendió con la mejor descripción que alguien haya hecho de mí. Al escucharlo, un calor me fue subiendo desde las rodillas al sentirme reconocida. Poco a poco se fueron desatando las confesiones a medias, suposiciones parciales y escenarios ficticios. Todo indicaba que estábamos frente a una misteriosa atracción que nos acercaba al borde del precipicio.
Mientras yo sentía que había llegado el momento de poner a prueba toda mi valentía, supongo que a él lo que le sucedía era una tormenta por dentro. Pues mientras yo decidía dejar de pensar y optar por arriesgar, él ponía su cabeza en mi pecho para decirme que se estaba muriendo de miedo.
Entendí que estaba viviendo un momento importante en mi historia y como no nos podíamos poner a temblar los dos, no al menos al mismo tiempo, decidí no confesarle que mi corazón estaba ardiendo. Como si yo fuera la que hubiera acumulado suficiente experiencia como para saber qué hacer con certeza, le puse entre sus cabellos despeinados, el beso más dulce que jamás haya dado. Traté de tranquilizarlo y le dije que la vida no se trataba de sufrir si no de disfrutar, que tal vez algo necesitábamos saber y por eso nos sucedía ese momento.
A veces cuando pienso en lo que dije aquel día, me pareciera que alguien más hubiera puesto esas palabras en mi boca, pues no podría definir de dónde pude sacar serenidad cuando ya estaba imaginando cómo nos comeríamos a besos.
Algo extraño nos pasó, alguna misteriosa puerta se abrió que nos permitió vivir cosas que no podríamos explicar jamás
ni olvidar.

martes, 3 de febrero de 2009

Cuento 41. La otra opción de vida. Dedicado a RV

Justo a cabo de conocer al famosísimo Sr. Arteaga y era tanto lo que me habían hablado de él que provocó en mi tremenda expectación. Por lo que antes de que empezara a hablar, ya tenía capturada toda mi atención. Le escuché y en su manera de expresarse detecté algo que me parecía tremendamente familiar. Aunque en un principio no atiné con la razón, al ver como usaba las manos al platicar, miraba a la gente, abría los ojos como a ¾, como pensando lo que decía mientras jugueteaba con el bigote, fui detectando las pistas que explicarían el origen de mi percepción. Con su actitud nos permitió sentir que lo que nos compartía había sido producto de su experiencia y de una profunda reflexión. De una manera agradable nos contó cómo él, junto con su esposa, han trabajado por años apoyando a las comunidades de la zona. Así que, al escuchar un poco de su historia personal, me quedó claro porque, este hombre sensacional, me pareció tan familiar. Y es que en su historia y en sus modos de expresarse se parece un chorro a ti.
Y empecé a disfrutar de la oportunidad única de ver reflejada, en la vida de ellos, lo que nos hubiera sucedido a ti y a mí. Fue como ver una película que mostraba lo que hubiéramos vivido, si después del día que me tomaste de la mano para confesarme –Te quiero como mujer- nos hubiéramos arriesgado en la aventura que implicaba amarnos.
Pero, en un arranque de lo que quisiera llamar sensatez, en realidad optamos por correr despavoridos en direcciones opuestas. Por lo que ahora, andamos como si fuera otra vida la que estuviéramos viviendo.
Aunque acepto que no me arrepiento, me pareció una extraña experiencia ver lo que serían nuestras vidas si otra cosa hubiéramos decidido.

miércoles, 28 de enero de 2009

Cuento 40 Afortunadamente el Amor si es. Dedicado a PM

Seguro en unos días se me pasa esta tristeza inesperada y finalmente pueda disfrutar de lleno de las cosas que aumentan mi alegría. A pesar de esta nostalgia, la vida me ha regalado sorpresas que ni esperaba y eso me ha hecho voltear la mirada. Gracias a eso, me he topado con personas y situaciones que ni imaginaba que existieran y han transformado el extraño momento en el que estaba sumergida. Con tanto cambio he estado medio nerviosa, pensado seriamente en lo que de verdad he estado buscando y llegué a la conclusión de que me siento cansada de esperar a que las cosas simplemente sucedan. Por lo que he decido dar un empujoncito para tener todo eso a lo que no estoy dispuesta a renunciar.
Ya no quiero esta soledad, la verdad ya quiero llegar a casa y encontrarte ahí, a ti, si a tí tan buscado y tan anhelado. Sé que estás por llegar y encontraremos la manera de ajustar nuestros múltiples planes para empatarlos en uno sólo que ambos podemos disfrutar.
Y cuando llegue ese momento, nos daremos un abrazo enorme, botando los problemas a la puerta de la casa, para dar espacio al beso largo y profundo que nos debemos y desataremos una ola deliciosa que nos recorrerá a lo largo y ancho de nuestros huesos.
Cocináremos platillos exquisitos, intercambiaremos misteriosas recetas que harán divertida nuestra estadía en este paraíso terrenal. Bailaremos con una frecuencia suficientemente regular, como para que no se nos acumule el polvo y podamos disfrutar de la gota gorda recorriendo nuestros cuerpos.
Mmmh, son muchas las ideas que llegan a mi cabeza haciendo que mi corazón retumbe como tambor de tan sólo imaginar. Tengo la certeza que terminaremos siendo cómplices en el misterioso milagro de preñarnos de amor como resultado de nuestras recurrentes conquistas.
Son tantos los sueños que invaden mi cabeza y cada recoveco de mi cuerpo que a veces no consigo percibir cómo el tiempo se ha colado entre mis dedos. Sé lo afortunada que soy pues he podido cosechar múltiples aventuras de selva y amor como fruto de mi tenacidad.
Así que, ahora que enredo mis dedos en tus cabellos, sonrío y recuerdo todo lo que hemos andado para que llegue este momento. Pienso que, afortunadamente, el amor si es como me lo imaginé y que, a veces, hasta mejor de lo que soñé.

lunes, 19 de enero de 2009

Cuento 39 Eso que falta Ponlo Tú. Dedicado a ANH

Siempre he pensado que la vida se trata de ponerle nuestro toque personal, aderezarla para que nos parezca un asunto delicioso, a tal grado que sea irresistible vivirla. Por eso, imagino que estamos en constante búsqueda de cosas dignas de disfrutar. Pero seamos sinceros, cuando estamos en medio de los problemas, es imposible imaginar cómo es que al final saldremos victoriosos de tanto enredo y ahí es cuando la angustia nos invade y las cosas empiezan a salir mal.
Yo, me considero un hombre positivo y siempre dispuesto a enfrentar los grandes retos de la vida. Pero sucede que mi estrés, en ocasione me ha hecho sentir como chivo en cristalería y es tanto mi pánico de regarla que he llegado a la parálisis total. ¿Quién podría evitar angustiarse? Bajo estas circunstancias ¿Alguien puede simplemente relajarse y dejar que las cosas sucedan?
Sin embargo, aún cuando he sentido que ya todo está perdido, una voz interna no me deja en paz y eso, a final de cuentas, logra rescatarme. Y créanme que intentar moverme desde ese nivel de parálisis siempre me ha resultado doloroso, pues pareciera que algo se me estuviera rompiendo por dentro. Así que, empiezo a reconstruirme gracias a una serie de triunfos chiquitos, lo suficientemente poderosos para sacarme una sonrisa. Un acto, que por simple que parezca, logra generar un cambio que hace que mi historia se ponga cada vez más buena. Por eso pareciera que vengo y voy, pero nunca regreso al mismo punto. En cada intento logro soltarme un chirrin y así disfrutar un poco más. Cada vez consigo ir más lejos, es verdad que a veces motivado por misteriosas circunstancias de la vida. Así me he atrevido, a un chorro de cosas, me dejé devorar por exquisitos besos, inimaginables caricias, invadir por inolvidables aromas y arrastrar por enormes olas de sentimientos que me llevaron a lugares en los que nunca imaginé tener el valor de estar. En cada intento he agarrado más vuelo para impulsarme más lejos y un día llegaré al punto de dejar hacer y deshacer a ese escuincle de ojos claros y cabellos despeinados que en el fondo siempre he sido.
Al parecer, la vida está más llena de recovecos, de vueltas del destino y de escondrijos interminables que de camino liso y llano. Justo eso ha hecho mi historia deliciosamente atrevida, nada mal, eh!

jueves, 15 de enero de 2009

Cuento 38. Tengo todo menos paciencia Dedicado a ASG

Basado en su propio poema.

-Quedo a merced de su apreciable sensibilidad- Le dije, sin imaginar que esto implicaría, una vez más, poner a prueba mi capacidad de esperar. Nunca me he considerado paciente y sé que puedo llegar a desesperarme con facilidad.
A veces, la angustia que esperar me genera pareciera entorpecer las cosas, haciendo que cada vez se hagan más lentas. En ocasiones he tenido que juntar fuerzas para serenarme, pues en verdad esta situación llega a exasperarme. Cuando logro momentos de tranquilidad consigo hacer conciencia de todo lo que tengo y casi podría decir que no me falta nada. Pero de nuevo una ola me arrasa cuando verifico que he perdido el rumbo y esa supuesta paz que sentía se transforma en turbulencia.
Esto de la paciencia pareciera cosa sencilla, pero a mi lo que me genera es una terrible agonía. Quiero pensar que todo esto se me presenta como una oportunidad para encontrar respuestas y realidades que necesito para resolver los enigmas de mi vida. Pero si en general el ejercicio me parece feroz, si hablamos de lo que la paciencia exige en el amor llega al punto de ser “Atroz”. Sé que parte de mi problema es que he apostado todo en el amor. Pero ¡Oh sorpresa! Unos cuantos golpes me han demostrado la realidad y ahora por absurdo que parezca puedo alcanzar por igual la felicidad y la tristeza.
En medio de esta eterna espera he podido descubrir todo eso maravilloso que soy, no puedo negar que he conseguido cosas tan complejas como aprender de mis errores y tan sencillas como darme vuelo eligiendo cortinas. Poco a poco he construido cosas que me van haciendo feliz a pesar de las grandes ausencias. Las ideas se han ido aclarando con el paso del tiempo y ahora me puedo brindar a mí un poco de la mucha comprensión y amor que he ido regalando a otros.
Acepto que he cosechado buenos frutos, porque como bien dicen “Lo bueno llega al que espera”. Pero a pesar de todo

Aún tengo todo menos paciencia!!!!!!

martes, 13 de enero de 2009

Amor de Bicicleta. Escirto L. Verdi

ESTO ME RECUERDA UN POCO MI AMOR DE BICICLETA. CLARO Q ESTO FUE EN LAS QUINTAS, EN MEXICO D.F Y PUES ERA YO UN PUBERTO, PERO ME ENCANTABA IR CON MI BICI, MI MEJOR AMIGA LA VAGABUNDO VERDE Y MIS TENNIS CONVERSE ROTOS A ENCONTRARNOS CON MI OTRA NUEVA Y MEJOR AMIGA ANITA Y SU FLAMANTE BICI ROSA. Y ASI PASO EL TIEMPO, YO JUGANDO A SER EL MEJOR CONDUCTOR DE BICI PARA DESLUMBRARLA Y ELLA A SER MAS VELOZ QUE YO.... PARA DEMOSTRARME QUE LAS NIÑAS TAMBIEN SABEN ANDAR EN BICI!!!UN SALUDO ENORME

L. VERDI

jueves, 8 de enero de 2009

Cuento 37 Zapatear hasta el final

Soy la primera bisnieta, la primera nieta y la primera hija de los hijos mayores de ambas familias, así que imagino que mi llegada al mundo debió ser un acontecimiento que tuvo atención extraordinaria. Pero desde el principio, igual que todos, tuve que enfrentar el reto de “Respirar a Tiempo”. Tardarse de más pudo haber significado llegar temprano a una cita a la que uno espera asistir en la ancianidad, satisfecho de haber gozado de muchos años y con alegría de haber acumulado miles de maravillosas aventuras. ¿Pero cómo saber cuándo será el momento de dejar el paraíso terrenal? La verdad, lo ignoramos pero andamos por el mundo como si siempre tuviéramos tiempo de más…………..
Seguro la muerte nos ha rodado más veces de las que imaginamos, yo al
menos ubico tres. La primera fue cuando tenía ocho años, escalando el muro exterior de la casa me sostuve sin querer de un poste y la descarga eléctrica me lanzó volando. Caí de espaldas sin ni siquiera meter las manos, quedé en el piso con la lengua de fuera. No conseguí moverme hasta que mi hermano, que venía corriendo desde el otro lado de la barda, me jaloneo –Levántate, antes de que nos regañen!!!- Por varios minutos no pude hablar sin morderme la lengua, lo cual nos causó mucha risa.
La segunda vez creo que fue a los 11 años, aunque a esa edad me pasaron tantas cosas importantes que suelo agrupar los recuerdos en torno a esa época. En esa ocasión me estaba ahogando en medio de una reunión familiar, no conseguía respirar y los demás se dieron cuenta cuando ya me estaba poniendo azul. Empecé a ver a todos lejanos hasta que de plano los dejé de escuchar, mi cuerpo se desguanzó y sentí como si se me fuera llenando el cuerpo de agua tibia. Supuse que había llegado el momento de partir -Dios mío, me estoy muriendo ¿Verdad?-. Me pareció un poco temprano para marcharme pero me sentí tranquila con lo que había logrado a mi corta edad. En la desesperación familiar mi Papá me metió la mano en la garganta y con eso logré respirar.
La tercera vez fue porque me picó una huachichila, mis compañeros me dijeron que no había nada de que preocuparse, pero en escasos segundos la garganta se me cerró y con la voz enronquecida a penas pude explicar que traía avapena en la mochila, con la que salvé mi vida.
Así que para purificar angustias supongo que la hora de partir siempre será cuando debe de ser, no antes ni después. Sólo me gustaría que cuando llegue el momento no tenga grandes pendientes y me sienta complacida con todo lo que pude realizar en el tiempo vivido.
Y cuando llegue ese día, sin duda quisiera que corra el mezcal y los tamales de hoja de plátano. Que se arme un bailongo monumental con marimba oaxaqueña y un grupito de son jarocho, para que al compás del arpa podamos gozar y zapatear hasta el amanecer. Festejar de alguna manera mi despedida triunfal del mundo terrenal. Si pues!!!!