martes, 26 de mayo de 2009

Cuento 62. Me encuentra quien me buscó. Dedicado a F


De 4to Aniversario mis más estimulantes deseos para que todos tengan eso que anhelan y lo tengan ya que ya!!!

*Imagen sacada en la red Lilian Yamila Bianco



No me gustaba, así que cuando me dijo -soy tu Ángel Pecador-, me dio risa, supuse que era un juego en el que nadie corría peligro.
Sin mayor preámbulo empezamos a disfrutar juntos de lo sencillo y lo complicado, desde no hacer nada hasta hacerlo todo. Se dio la ocasión de tener desayunito, cafecito, platicadita, comidita, bici, peliculita, cenita, relax en el spa, con la premisa de que “no hay mejor atención que la mía para ti y la tuya para mi".
Pero cuando rozaste mi pierna y una energía se me arremolinó en medio del estomago, descubrí que mi cuerpo sentía exacerbado lo que recibía. No supe cuándo se convirtió en una acción atrevida y peligrosa el desear estar juntos. Sospeché que yo era la única trastocada por nuestra cercanía, pero en una actitud romántica y divertida me preguntaste:
–¿A dónde quieres llegar?- Provocando una cascada en mi cabeza y pensé que lo que realmente deseo es estar en pareja, formar una familia, tener amor, risas, respeto, generosidad, una casa bien armada para compartir juntos la fe y todo lo grato que la vida trae consigo.
En concreto ya quiero ser feliz!!!
¿Se le podrá decir todo eso de un jalón a un hombre?

Me sentí con ganitas de dar un paso más en nuestra lúdica historia de amor y sintiéndome pícara tomé tu mano y sin mirarte directo, respondí:
–A donde tú quieras llevarme…-

Me impaciento en la vida de manera descomunal, así que en cuanto terminé la frase ya vibraba, me alegraba y sufría por lo que te había dicho. Entonces con toda seriedad dijiste -Te tengo mucha confianza…-

Al oírte, mi impulso fatalista devoraba mis entrañas y entonces sonreíste y retardando tus palabras, para disfrutar las caras que hacía, dijiste:

-… así que dame tus labios y salva mi corazón, si tú te animas, yo me animo, ya ves qué bien trabajamos juntos.... y vamos sacando los pendientitos que tenemos-

Y sólo entonces, empecé a creer que el amor existe de verdad y lo que siguió, bueno, es mejor de lo que había soñado jamás...

4 comentarios:

marichuy dijo...

Nunca me había preguntado si se le podría "decir todo eso de un jalón", a un hombre. Será que nunca me he encontrado con mi Ángel Pecador, je.

Saludos

moderato_Dos_josef dijo...

Hy veces en que uno desea tener todo de golpe:"estar en pareja, formar una familia, tener amor, risas, respeto, generosidad, una casa bien armada para compartir juntos la fe y todo lo grato que la vida trae consigo.
En concreto ya quiero ser feliz!"
Creo que por mucho que digas: "Ya quiero ser feliz." Puedes lograr algo pero de ahí a tenerlo todo...HUmmm... claro que un cuento es un cuento y tú escribes tan magníficamente bien que todo se puede esperar. LO digo en serio. yo no puedeo decir: Ya quiero ser feliz, y conseguirlo. nada es tan fácil...aunque me gustaría...que así fuera por supuesto. UN abrazo!

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Tenerlo todo…. Pues a lo mejor tampoco verdad, pero desearlo no empobrece, cierto. En fin.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Querida Marichuy:

Bueno si no lo has encontrado, ten la certeza de que siempre te nada rondando, como un angelito de l aguarda jijijiji. Saludos