miércoles, 3 de septiembre de 2008

Historias de Hermanos.

Dedicado a RJCC

Hoy mi hermano cumple años, todavía me acuerdo de la primera vez que lo vi,
me pareció hermoso y supuse que las cosas cambiarían un poco con mi cómoda vida de la primera hija de la primera nieta de la primera hija de la bisabuela primeriza.…….
En efecto las cosas cambiaron y entre gritos y sombrerazos fuimos encontrando la forma de querernos y entre golpes y jalones, conseguimos finalmente amarnos.
Antes jugábamos, ahora al calor de unas ricas chelas, recordamos, sin mirarnos, de lo mucho que hemos compartido y disfrutado.
Las más terribles travesuras, al menos yo, las he corrido en su compañía y las peores tundas las he recibido gracias a su certera colaboración.
Yo siempre lo he querido, pues gozo de sus ocurrencias y de su cercanía. Cuando lo podía defender, lo hice con orgullo haciendo muestra de mi altura, mi fortaleza y del factor sorpresa, pues nadie espera que una niña se ponga al tu por tú con los gandules. Trazamos juntos carreteras con clavos y cinta de aislar sobre la duela recién pintada (no sé porque a mi mamá no le pareció). Jugamos a balancearnos sobre el costal de entrenamiento que pendía en medio del cuarto, nos aventábamos desde la puerta del cuarto hasta la cama sin tocar el piso, hasta que se zafó el costal y rompimos la cama. Anduvimos juntos en bici y patines. Siempre fue muy ordenado en sus juegos y a todos lados iba con su mochilita llena de carritos, que hasta la fecha conserva. Nos mandábamos cartas con direcciones que habíamos inventado, aún recuerdo que la de él era la Calle Roberto el Guapo.
Hemos tenido momentos fáciles y difíciles, pero creo que hemos logrado establecer lazos inquebrantables que van al corazón.
Ahora que lo veo en la tele, trabajando durísimo con su disco nuevo, re descubro lo mucho que lo admiro y siento que ahora es él, el hermano mayor, porque el consentido siempre lo ha sido.

1 comentario:

PATRICIA CARBALLIDO dijo...

VAYA!! TU TAMBIÉN TIENES UN HERMANO GUAPO QUE ALGUNA VEZ DEFENDISTE. QUÉ COINCIDENCIA! JAJAJA